Categorías
ORIENTACION SEXUAL

Sexualidad y la liberación sexual

La sexualidad y la liberación sexual.

La sexualidad es un tema que ha despertado en la sociedad mucho interés desde los tiempos primitivos. Ésta como hecho humano, está subordinada a la historia por tanto a medida que el hombre ha ido evolucionando fue cerrandola. Aprisionándola hasta llegar a transformarla en un autentico tabú que han transmitido de generación en generación.

Teorías y prácticas sexuales

La historia muestra que las teorías y las prácticas sexuales varian de grado según la época y el lugar. Por lo que para diversas culturas son diferentes los esquemas de pensamientos preestablecidos imponiendo normas socialmente aceptadas o rechazadas, que regulan la conducta de los hombres y recopilan la más variadas costumbres de las diversas sociedades de la actualidad. Visto de esta manera el comportamiento de antaño aceptado como formal es súbitamente reinterpretado como corrupto, inmoral o escandaloso.

Conforme a Master y Otros (ob. cit) (1991):

Todos los individuos tienen sentimientos, actitudes, convicciones en materia sexual, pero cada persona experimenta la sexualidad de distinta forma, porque viene decantada por una perspectiva sumamente individualizada. Se trata, en efecto, de una perspectiva que dimana tanto de experiencias personales y privadas como de causas públicas y sociales. No se puede comprender la sexualidad humana sin reconocer de antemano su índole pluridimensional (p.9)

La adaptación cultural

La transformación y adaptación cultural cambió por completo la forma de ser y de pensar de la humanidad. Más aún, la historia muestra que la teorías y las prácticas sexuales han variado de grado según la época y el lugar. Es por ello que una serie de factores generaron el inicio de una revolución sexual, que muchos afirman, trajo consigo el inicio de su propio fracaso. Hoy se ha incrementado entre la gente joven el suicidio, las violaciones, las aberraciones, el embarazo no deseado, la pronta disolución de los matrimonios, la prostitución y la promiscuidad tanto femenina como masculina, y la homosexualidad, trayendo como consequencia el aumento y propagación de las ETS.

Desde que el tema del sexo empezó a tratarse con cierto atrevimiento en libros, peliculas y hasta en las composiciones musicales entre otros, se manifestó la liberación sexual destacándose los principios éticos-morales tradicionales. Por consiguiente, es apremiante buscar alternativas que concienticen a los padres y docentes encargados de la educación y orientación de los niños y adolescentes para que dejen a un lado el tabú, los prejuicios, y el miedo a hablar sobre sexo y sexualidad y haya un mayor acercamiento en este aspecto entre adultos y jovenes.

Asimismo, que la juventud tome conciencia de la necesidad e importacia del uso de los métodos anticonceptivos y de la práctica de una sexualidad responsable.

Categorías
ORIENTACION SEXUAL

Sexo y sexualidad humana (salud y felicidad)

El sexo como fuente de salud y felicidad

¿Qué comprende la sexualidad humana?

La sexualidad humana comprende: La función sexual, que es de naturaleza biológica y por lo tanto, involuntaria e inconsciente, es una reacción instintiva, pero su comportamiento debe ser aprendido. Es por ello que la actividad sexual se puede considerar una función inseparable de la vida. Por tal razón, el estudio de ciertas leyes de aprendizaje son relevantes en la adquisición de patrones individuales y colectivas de la conducta sexual.

El estudio de los fundamentos psicológicos y fisiológicos de la función sexual, y el estudio de ciertas leyes de aprendizaje constituyen una fuente de ayuda para conocer básicamente las características fundamentales de cada pareja, puesto que el sexo constituye el atributo natural básico del ser humano. Este existe y se manifiesta desde antes de nacer hasta que se muere, por qué es un instinto que genera el deseo sexual y establece la necesidad de relacionarse y vincularse a otras personas para intercambiar experiencias sexuales y alcanzar la felicidad.

El intercambio físico y psíquico que tiene lugar en el coito es precisamente la fuente de la salud y la felicidad, ya que tanto el componente psíquico como físico influyen en la relación de pareja durante el ejercicio de la función sexual, constituyendo máxima expresión de relación y de solidaridad por medio del cual el ser humano manifiesta sus mejores rasgos, su sensibilidad, cultura, sentimientos, su creatividad, sus ideales y todo aquello que proporciona la manifestación de expresiones de amor y de cariño.

sexo
sexo

Concepción del sexo en la antigüedad.

El sexo, lo sexual, y la sexualidad ha sido objeto de interés y preocupación constante de los hombres a través de la historia, este ha sido y siempre será el gran desafío para el ser humano, puesto que la salud sexual de éste depende del buen uso del sexo, considerándolo como el centro de la vida.

Para todos los pueblos de la antigüedad, la sociedad humana es producto de intercambios sexuales, y es por ello, el sexo ha sido motivo de adoración religiosa y de exaltaciones. Los ritos sexuales de origen prehistóricos, los cuales aún existen, muestran la formación de las religiones y el desarrollo de la humanidad.

Influencia de las mujeres en la antigua sociedad

En Egipto, Grecia y Roma la rígidad actitud contra el sexo tuvo una fuerte repercusión, primero, en la influencia de la mujer en la sociedad y segundo, la sensación del hombre al ir perdiendo a su compañera para convertirse en su amo.

Las mujeres en Egipto aún desempeñaban papeles importantes en la vida social y religiosa. En Grecia, se produjo la lucha armada entre hombres y mujeres por el poder, se estableció un régimen que dio la autoridad al hombre y a la mujer no le quedó más nada que el reducto de la maternidad, considerándose la familia como una comunidad económica-social presidida por el hombre. En conclusión, el matrimonio se estableció como una célula social, y el placer había que buscarlo fuera.

Posteriormente en Roma la mujer gozaba de cierto aprecio probablemente era porque había menos mujeres que hombres. Aquí el matrimonio pasa a ser institución social, con la compra al Padre, de la desposada, dándole al hombre el derecho sobre los hijos e inclusive el de regular los hijos por medio del aborto. Las uniones de las parejas eran por pura conveniencia y no por amor.

Más tarde, con las ideas cristianas, en el llamado a la castidad chocan con el sentido común de los romanos privilegiados, prohibiéndole a los jóvenes el amor con vírgenes, con mujeres casadas y prostitutas, porque debían optar por la vida consagrada a los ejercicios piadosos, con o sin masturbación. Dentro de esos lineamientos se aceptó la continuación del concubinaje. Esta vida era corriente entre los religiosos.